"Estos reconocimientos no dan dinero, pero te llenan de orgullo, ilusión y mucha felicidad"

7 de Febrero 2014

"Estos reconocimientos no dan dinero, pero te llenan de orgullo, ilusión y mucha felicidad"

  • El Dr. Aurelio Baca recibe este año en Santa Apolonia un sincero homenaje de sus compañeros del Colegio, por su centenario.
  • Nuestro odontólogo más longevo ha dedicado casi toda su vida al desempeño de la profesión.

Aurelio Baca Aguilera, Médico Estomatólogo y Dentista. Nacido en Málaga el 1 de enero de 1914 y toda una vida dedicada a la odontología. Nieto del primer cirujano dentista de Málaga, el Dr. Baca llevaba la odontología en la sangre —su familia casi al completo se dedica o se ha dedicado a la práctica odontológica—, aunque la vocación le llegó tras un año de trabajo en el campo. "No quería estudiar y mi padre no me consentía estar sin hacer nada. Así que, me fui a nuestra finca a trabajar como uno más en el campo. Al año —y tras probar la dura vida en la agricultura—, volví a hablar con mi padre y le dije que me lo había pensado mejor y que quería estudiar Medicina". Así es como llegó a esta profesión a la que, desde el primer momento, se entregó en cuerpo y alma.

D. Aurelio estudió en la Universidad de Granada, especializándose como estomatólogo. Una vez licenciado, comenzó una breve carrera militar, en concreto, en la Legión, en Granada. "Cuando entré, casi en seguida me nombraron Jefe de Botiquín, porque necesitaban un médico". Pero, quedó una vacante libre como odontólogo en el antiguo Instituto Nacional de la Seguridad Social en Málaga, y el Dr. Baca la solicitó, volviendo a su ciudad natal. Allí estuvo hasta que cumplió los 70 años, viendo todo tipo de enfermedades y patologías. "Para mí, la peor enfermedad que he visto, la que más me impactaba era el cáncer de lengua. Era horroroso".

Compaginaba su trabajo en la Seguridad Social con su actividad en su consulta, en el número 9 de Calle Larios, donde desde los años 40 atendía a cientos de pacientes. "Las enfermedades más comunes eran las gingivitis, los dolores de muelas. Pero lo que realmente se me daba bien eran las extracciones de las muelas del juicio". Además, trabajaba en el Ayuntamiento de Cártama y acudía a todas las urgencias en las que se le solicitaba: "Esta profesión es muy latosa, porque te llamaban a las dos o las tres de la mañana y te tenías que levantar para atender a tus pacientes".

Y así, estuvo hasta los 80 años, cuando decidió retirarse de toda actividad profesional. Junto a él, la que ha sido su auxiliar de toda la vida, Concepción Navas, con la que se casó hace unos años, tras enviudar de su primera mujer. Ahora, recién cumplidos los cien años, y siendo el gran homenajeado en Santa Apolonia por sus compañeros de profesión, hace balance de su vida y de su trabajo: "La profesión ha cambiado, pero lo más importante sigue siendo el trabajo duro y ser fiel a tus principios". Reconoce que ahora los odontólogos están sufriendo más intrusismo profesional, aunque recomienda que para ser un buen dentista lo más importante es "tener buenas manos y diagnosticar bien".

Se define como "Odontólogo y Hermano Marista, por eso, cuando algún hermano me necesitaba, acudía en su ayuda, a pesar de saber que no me podía pagar". Pero sobre todo, se reconoce como un hombre con suerte, "porque, desde luego, es una suerte cumplir cien años".

Mañana, en Santa Apolonia, el Dr. Aurelio Baca recibirá una placa de homenaje por su centenario de sus compañeros, algo que le llena de alegría. "Estos homenajes no dan dinero, pero te llenan de orgullo y de mucha ilusión".

El Dr. Aurelio Baca, junto a su mujer Concepción Navas.

Fotos: Migue Fernández

0
0
0
s2sdefault

Colegio Dentista de Málaga - Próximos cursos  Colegio Dentista de Málaga - Próximos eventos   Colegio Dentista de Málaga - Receta médica privada   Colegio Dentista de Málaga - Portal de trasparencia

 

Coema colabora con: